viernes, 24 de febrero de 2012


Cuando las weás duelen, es difícil sacarlas de la vida. No porque no se quieres, de hecho, ese es el problema.
Es por eso que cuando me columpio entre las nubes tengo esos tremendos deseos de lanzarme sobre ellas.

No hay comentarios: