domingo, 29 de enero de 2012

El Linco me prometió que iba a estar ahí siempre. No voy a olvidar esto.

No hay comentarios: