viernes, 2 de diciembre de 2011


Te soñé gordo e inmenso, baboso y repugnante.

Te soñé cuadrado y largo, pegajoso y empalagoso.

Te soñé cálido y tierno, encima y gustoso.

Te soñé brillando y sonriendo, distante y atrayente.


Deambulando por ahí los recuerdo y me causan menos repugnancia, menos empalagoso, más gustoso y menos atrayente.

No hay comentarios: