miércoles, 19 de octubre de 2011

Los cientos de hojas con su vida los quemó.
Los miles de sentimientos volvieron al viento.
Quemó sus objetos que sentía cierto aprecio.
Y se fue.
Nunca volvió.

No hay comentarios: