viernes, 23 de septiembre de 2011

Me preparé para lo peor, por lo que cuando vi lo sencillo que parecía era lógico que apuntaría la escopeta. Pero la liebre siguió saltando con egocentrismo tal que mientras se alejaba no pensé sino en despedirme del animal y esperar con comida y risas el siguiente encuentro.

No hay comentarios: