viernes, 23 de septiembre de 2011

Gabriela

Nadie nunca miró en serio mi larga amistad con Gabriela, tampoco entendía que debía tomar pastillas si no me dolía nada. Cuando Gabriela saltó por la ventana de mi pieza y nadie me ayudó a llevarla al hospital, es más, "¿quíén es Gabriela?" Y tuve que llevarla con ayuda de un skate a enterrarla porque no le quedó gota de sangre en el cuerpo, comprendí tardíamente que nadie nos quería y me fuí con ella.

No hay comentarios: