jueves, 1 de julio de 2010

Algo (estupidamente) inquietante


Sin darme cuenta a veces me pongo a tirar al aire características de las personas. Creo que no debería hacerlo con personas a las que quiero, las quiero por completo; con todo, sin más ni menos.

Sin darme cuenta versageo (palabra creo inventada por mí) y abstraigo
La gente me deja a veces, hay una muchachota que amo mucho que en esos momentos es cuando más me sobrecarga, y me pongo hiperactiva por un rato como una niña extrovertida.

Me molesta andar tan sencible, me abstraigo más, versageo más, caracterizo, recibo los estímulos diminutos preciosos y los atesoro como si fuesen dulces preferidos de niñita sonriente. -¿Y los estímulos fuertes?
¡No existen para mí!
La paloma cerda (de marca) aspirando a buitre anda, no hay na' palomota, llegaste atrasada, la auxiliar ya barrió.
Sin embargo se queda y andurrea, entre sobre vuelos inducidos y espontáneos que se anda pegando la floja ave.
Avanza con sus patas cortas, plumas que cambian de color y su cogote movedizo.
Solitas, tontitas se me muestran y dándose cuenta, me encaminan la mirada.
Bobillas aves, lo lograron, me parecen menos tontas, ya pueden seguir con sus maléficos planes de conquista mientras avanzo con mis pies descalsos y frío cuerpo a tratar de enfriar mi mente solo ustedes saben para qué.

Me estrecha su mano luego de la sonrisa que buscaba mi humor, yo no la niego y avanzamos
avanzamos
avanzamos
En silencio
En risa
En un poco de frustración...
Varias cosas, siendo a mí parecer el cariño la más importante.

Y queda en mi cabeza hueca una sola duda: ¿Cómo le haces para incluso hacer que me desvirtúe de mi objetivo en el textito? siendo que serían dos párrafos (dos inquietudes; dos párrafos).

No hay comentarios: