viernes, 23 de abril de 2010

Tapate los ojos


Un engaño.
Una espera, a un desenlace.

-Tapate los ojos.
Él estaba con los mismos ojitos que le vengo viendo hace unos días y me se me escapan las horas preguntandome cosas.
-Ya.
Y por los mismos días a mi se abren más, suben más y quiero tan pocas cosas, distintas a las que solía querer.

Cuando tenía poca edad, recuerdo una amarga sensación tras esa frase, que recordaba cada vez que la mencionaban. Hoy solo me trae alegría.

No hay comentarios: