domingo, 21 de marzo de 2010

A tres o cinco centrimetros


No tenía la certeza que fuera a contestarme, pero la pelota saltaba hacia todas direcciones de mi boca, así que me aproveché que pasó por encima para que pasara más debajo.
Si han de existir los baldes de agua fría, no los quiero tras la pared, sino sobre mí. El agua suele secarse bajo el sol.

1 comentario:

Catalina et univers ~ dijo...

y el agua suele abrir los ojos.