viernes, 29 de enero de 2010

Idea suelta

A veces hacemos cosas estúpidas que sabemos que lo son y no corregimos al instante.
De errores se aprende, entonces, ¿Por qué nos cuesta tanto asumirlos?
El ser humano es una raza muy egoista. Aunque digan que no, nos tenemos a nosotros mismos por sobre todo.

domingo, 24 de enero de 2010

-Pucha que lata...
-chao

lunes, 18 de enero de 2010

Vuela

Yo ya lo sabía
la idea gritaba y estaba fija, no había otra cosa en ella.
Y le salió barato derrumbarla.

...
Una vez más me sentí como una estúpida
algo patética.
Lo sabía desde el momento y sin embargo no quería cambiarle
para ser sincera, tampoco lo haría ahora.

El mundo es tan grande.
Solo hay qe tener ganas para recorrerle.
El tiempo no se detiene, a veces corre cerca de nosotros.
Qe haga lo que quiera el viento, yo le sigo.

domingo, 17 de enero de 2010

una entrada para aburridos.

cincopalabras(contadas)qeescribíconmuchomiedodelarespuestaquemefueraadarelsujetoalfrentedelapantallaenalgúnlugar...
Dosfrasesqemehacenpensarlotodoymehaceverelfondodelcamino,qenotengoganasdeverqenoestáenmisplanesporelmomento.
Frasesfrasesfrases...lasamoydetestoconunapasiónindudable.
Soytanlocontrariodesusramasyesloqemásmeasustadeesasfrases.

*si, para aburridos, una total perdida de tiempo.

viernes, 15 de enero de 2010

Había sol, pero no calentaba.

El volaba quien sabe en qé galaxia y le pregunté a lo poco que había de él cerca de mí; qué te pasa? -nada. Con la misma lejanía, ni siquiera me miró, ni pensó la pregunta, solo abrió los labios y dejó escapar una palabra al aire.
Le estreché hacia mí a ver si reaccionaba, nada; seguía lejos de mí. Acaso podría yo aliviarle?

sábado, 9 de enero de 2010

A medio derretir

Me esforzaba por no pensar en las lágrimas que me rodaban por dentro, ese sujeto que acompañó mi infancia mientras mi madre trabajaba con él al lado, "trabajaban" y él me hacía reir y reir, salía, corría, jugaba más, hablaba, me hablaban, ternura.
Ahora, estabamos frente a frente, sin saber qué decir y él inutilmente trató de conversar con migo mientras yo inutilmente trataba de no pensar en las lágrimas. Ni en todas las cosas en las que me he sumergido a nadar y creía olvidadas.
Incluso cuando vi a esa mujer me sentí en el suelo, a ese hombre que era otro de los que jugaba conmigo, ella que me hacía tanto reír, y yo que había tapado tantas cosas sin querer.

martes, 5 de enero de 2010

a la vuelta de la hoja

La pregunta se veia venir, ya me atormentaba la respuesta hasta qe su boca la dejó caer y sentí la mancha en mi cara, sentí romperse un poco ese núcleo a pesar de que el trataba de mantenerlo con confianza, a mí me hacía anhelar mi frialdad. Me incomodaba tanto que preferí abrir los ojos de una vez por todas y quedarme con solo ese recorte de inconciente.
Y una vez más me odié a mí misma por no soportar cosas que son parte de la vida.